Cómo ser profesora y no morir en el intento

Desmotivación

Siempre que leemos esta palabra se nos vienen a la mente nuestros alumnos. Pues no, esta vez no es esa la connotación.

He movido poco este blog durante el curso, también he disminuído mucho mi actividad en otros campos educativos, incluída la tuitera (raro en mí). Ahora ya es fin de curso, los chicos han abandonado las aulas y para mí, más que en fin de año, es éste el momento de los balances.

Durante todo el curso me he centrado en las aulas reales, en los chicos y chicas reales, en mis materias y en mi propio claustro. He dejado más atrás todo lo virtual para concentrar mis esfuerzos en una realidad que me ha dejado mal sabor de boca. La mayor parte de lo que he intentado, no ha salido. Y no por falta de apoyo o por falta de medios…esta vez me he sentido ayudada, arropada, parte de un grupo de gente que quería. Sin embargo, creo que el ambiente general de vuelta atrás nos ha pasado factura, no solo a nosotros, sino también a los alumnos.

Su comodidad, desmotivación propia, disminución de ilusión…su dejarse llevar, me ha sumergido personalmente en una espiral desmotivante que se une a metodologías generales por las que me cuesta pasar y que me hacen dejar de opinar en reuniones y claustros.

No he podido levantar cabeza, lo reconozco. Y eso ha llevado a que ellos tampoco se esforzasen en hacerlo. Esta vez, ni todo mi ánimo pudo con esa sensación generalizada entre el alumnado de obligaciones, trabajos forzados, desgana de todo… esta vez se me contagió el “let it be”.

Quiero cambiar eso, lo mismo que quise cambiar la educación en mi entorno y pude solo a medias. Es duro darse cuenta que hay cosas que no cambian, o que cambian según sopla el viento. Y más duro no poder enfrentarse a ello de cara porque las miradas que te dedican, si te las dedican, son de aburrimiento y desgana general.

Lo mejor del año: mis compañeros/as. Con los que he pasado buenos momentos, con los que sigo conviviendo y a los que intento entender (y ellos a mí, desde luego) a pesar de que a veces no lo consigo. Muchas emociones en mi claustro real, positivas y negativas, y unión, esta vez sí.

Lo peor: el ánimo de mis chicos/as. Creo que no le ven solución. El colegio se les hace grande, pesado, duro…el mío y todos, porque es un problema de sistema, no de centro. Ya no tiran de la ilusión y eso complica mucho mi trabajo. Ya no tienen fe ni siquiera en nosotros, mucho menos en nosotros.

La desmotivación del profesor es peor que la del alumno, porque no estamos ciegos y vivimos en un mundo educativo caótico y errático, donde cada quién cree tener la razón y nadie se pone de acuerdo.

¿Balance nagativo? Me niego a considerarlo así. Prefiero aprender de errores y pensar en cómo arreglarlos. Quiero seguir intentando cambiar mi entorno, como mínimo. A ver si este verano, entre formación y emoción, consigo encontrar la luz que a veces se me apaga.

Image: ‘Usability‘  http://www.flickr.com/photos/93087247@N00/42397643  Found on flickrcc.net

Anuncios

Comentarios en: "Desmotivación" (6)

  1. Un sentimiento que comparto Isa. Queremos lo mejor para nuestros alumnos y compañeros y sobre todo que sean felices aprendiendo – enseñando como lo simios nosotr@s. Nuestro trabajo deja de ser una obligación para convertirse en parte importante de nuestras vidas. Los alumnos, compañeros o trabajo incluso a veces nos quitan el sueño pero somos incapaces de separar trabajo y vida -a eso quizás se le llama vocación-
    Aunque sientas/amos con desánimo el balance fin de curso, sabemos/sé que eres grande, sabia y excepcional…siempre convirtiendo debilidades en fortalezas y poniendo el alma en todo lo que hace. Fuerte abrazo perla 🙂

    • Otro para ti, amiga. Hay que sobreponerse a épocas así, no siempre va a ser todo perfecto…los niños no dejan de ser niños y a ellos también se les contagia el desánimo general. Quizá el saber que, por mucho que hagan, no vamos a salir tan fácilmente de donde estamos y que no será fácil el futuro para ellos. Se escudan en su propia comodidad. En fin, sobreviviremos!!! Besos!!

  2. Hola, te leo y me siento de la misma manera. Otros años y ya pensando como comenzar el que sigue. Nosotros aún no salimos y siempre planeando con mis alumnos actividades de fin de curso pero este año no, mucha desmotivación.
    Sólo me queda la esperanza de que pronto cambie la situación pero mi impresión es que tendría que cambiar el sistema y eso lo veo difícil. Saludos desde México.

    • Justo eso, es el sistema el que se mueve, para un lado, para otro, quiere cambiar y no sabe cómo ni desde dónde ni hacia qué lugar. Mientras, seguimos atrapados, unos y otros. Hay que seguir adelante!! Un abrazo.

  3. mariajosegarcianotario dijo:

    Es cierto que los docentes no pasamos por nuestro mejor momento. Pero cuando caemos, debemos levantarnos y continuar trabajando tirando de vocación e ilusión. Recomiendo este artículo de mi blog:

    http://prismaderealidad.blogspot.com.es/2013/06/la-satisfaccion-de-ensenar-y-aprender.html?m=1

    Espero que os guste y ánimo porque nuestra profesión es grande. Nosotros debemos engrandexerla aún más.

  4. Es gratificante leer sentimientos y expresiones, que uno aplica y siente. Excelente trabajo, gracias por compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: