Cómo ser profesora y no morir en el intento

¿El alumnado manda?

Era la pregunta con la que se anunciaba, en la Jornada Espiral 2013, la mesa redonda de alumnos que tendría lugar la tarde del viernes 8 de marzo.
Basada en una (gran) idea de Esther Subias, compañera y amiga, me tocó el (gran) honor de darle forma y moderarla.
Conseguimos 17 alumnos procedentes de 6 centros educativos, de distintos niveles, desde 5º de Primaria hasta alumnas de un centro de adultos, dos señoras pre-jubiladas con muchas sorpresas bajo la manga. No importa tanto la procedencia de los niños, para eso os podéis informar aquí. Importa lo que se vivió esa tarde y las conclusiones a las que llegaron:

Llevaba preparadas unas cuantas cuestiones por si los niños, con la timidez propia de la infancia-preadolescencia-adolescencia, no conseguían un diálogo fluído. Como siempre, los adultos nos equivocamos. Todos sabían qué decir, tenían las cosas claras, en un sentido u otro. Solo empezar el debate, nos dimos todos cuenta de que el alumnado realmente mandaba.

Saben lo que quieren: un cambio en el método, más práctica y menos conceptos vagos, más colaboración entre ellos. Tienen claro que se aprende más compartiendo, que cada quién posee sus virtudes que puede potenciar en grupo. Se habló de dos puntos claves: la tecnología como ayuda a ampliar el conocimiento y como base de la colaboración, y la educación emocional, para no olvidarnos de que somos humanos.

Sobre los profes (tema controvertido, con bastantes de ellos mirando desde los asientos…), no se cortan. Les gustan los profesores que les guían, que se preocupan, que les orientan, más que los que les aburren dirigiéndoles largos discursos desprovistos de motivación. Quieren profes cercanos, “como segundos padres”, comentó una niña de 2º de ESO, con quienes puedan hablar y que les puedan aconsejar “no solo de las materias, sino de la vida”. Insisten (¡ellos!) en que se necesitan profesores con formación, sobre todo en tecnologías, que les puedan resolver problemas del día a día. ¡Ojo al dato!

La evaluación tuvo su varapalo, no porque quisieran que no hubiera, sino porque quieren (como todos los presentes en ese momento) que cambie.

Hubo discusión sana y madura (mejor que las que se dan en el Congreso de los Diputados, sin  duda) sobre tecnologías en el aula sí/tecnologías en el aula no. Las posiciones contrapuestas, sin embargo, se complementaban en muchos momentos. Todos estaban de acuerdo que no se puede vivir alejados, hoy en día, de algo que forma parte de nosotros: nuestro móvil, nuestro ordenador. Sin embargo, es necesario pensar en que no podemos vivir de espaldas a los seres humanos que nos rodean, encerrados en un mundo virtual. El coste de la tecnología puede suponer, también, una diferencia sustancial para algunos chicos. La tecnología debe igualarles, no separarles.

La red nos une y eso tiene valor; no en vano la mayor parte de la gente que estaba en la sala, ellos incluídos, estaban allí convocados gracias al poder de las redes sociales, que me acercaron a sus profesores y a sus centros escolares. Pero no hemos de olvidar al compañero, al amigo, a la familia, con quienes es bueno compartir esas redes. Fue espléndida la intervención de una madre que se sentía “orgullosa de ver a mi hijo ahí, que me explica cosas con las que puedo acercarme más a él”.

Nos dejaron con la boca abierta. Nadie miró el reloj mientras la conversación fluía, pocas veces intervine como moderadora, para dar palabra a unos u otros (jamás se pisaron entre ellos, ni levantaron la voz, ni dejaron de argumentar aquello en lo que creían). De la más pequeña a las señoras, con las que disfrutamos de su pasión creciente por el descubrimiento tecnológico y las ganas renacidas de aprender. Desde bachillerato hasta ciclos formativos. Los adultos, padres y profesores, tenemos que escuchar más, tenemos que darnos cuenta de que son ellos los que tienen voz.

Porque ellos son nuestra razón de ser y en ellos está nuestro futuro.

Anuncios

Comentarios en: "¿El alumnado manda?" (6)

  1. Me encanta que se hagan Jornadas así. Dejar participar a alumnos o persona fuera del profesorado, con voz propia y con gente que quiere escucharlos es un regalo. Creo que este tipo de jornadas se tendrían que hacer en cada escuela para aprender de los alumnos. Gracias por promover la educación. Te sigo porque, aunque yo sea de educación infantil, me gusta tu blog y la educación en general.
    Si quieres puedes visitarme (pero está en catalán): http://bit.ly/10rL6BH

  2. Me ha parecido genial. Todos formamos parte de esto y debemos saber comunicarnos. En las aulas de educación de adultos debemos tenerlo muy presente, ya que los intereses son tan dispares como cuantas personas acuden, contando también con quienes podrían acudir al aula y otras actividades y no lo hacen. Es un diálogo continuo, y las TIC ayudan a ampliarlo.

  3. […] iniciativa que sería interesante considerar más a menudo en este tipo de eventos, recomiendo leas el post de la compañera y amiga Isabel Ruíz al […]

  4. …pero, manda el alumnado? jajajjaja

  5. esa es la cuestión, ¿ o no? …o lo que debe cambiar son los roles en la educación?…

    • Pues sí que deben cambiar los roles en la educación, o al menos la idea que tenemos de ellos. El alumnado manda en el sentido de que ellos tienen la palabra en cuanto a lo que pretenden y desean de su propio aprendizaje, lo que buscan de nosotros. Yo creo que deberían de ser más libres para proponer y nosotros más humildes para aceptar.. Gracias por tus comentarios, Juan Domingo!! Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: