Cómo ser profesora y no morir en el intento

Archivo para julio, 2011

Pasión y otras emociones

Quizá soy demasiado sensible. O demasiado exagerada en los sentires. La realidad es que hay muchas cosas en esta vida que me tomo con pasión, y una de ellas es mi profesión. Que me llegó tardía la vocación más de uno lo sabe, pero que entró para quedarse, lo saben todos.

Desde hace un par de años me he tomado más en serio lo del cambio educativo, tal vez porque lo creo necesario, lo palpo aún en la distancia y sé que existe. En definitiva, creo en él, apasionadamente. Y por eso paso mi tiempo intentando esos pequeños pasos que llevan a… no sé dónde, pero sí a un sitio distinto al que estamos anclados. En ese camino encontré gente igualmente apasionada, con ideas, con futuro. Visionarios emocionales y tecnológicos que nadaban, igual que yo, medio perdidos y medio hallados, en un mar cibernético del que parecía difícil salir.

Pero las emociones movieron el mundo, la pasión por el trabajo, por los chavales, por la enseñanza venció al mundo irreal y lo que parecía imposible comenzó a hacerse realidad. Mucha gente empezó a trabajar activamente, a utilizar su tiempo y su esfuerzo en presentar a los demás esos pequeños frutos de su amor por lo que hace. Se asociaron, participaron, se movilizaron a cualquier lugar de la geografía, y de allí surgieron Novadors 2011 y Aulablog 2011, que no son los únicos, pero sí aquellos a los que he asistido y en los que me he sumergido.

Sagunto y Madrid han recogido sueños, teorías, hipótesis de trabajo, práctica impresionante, talleres, aprendizaje, palabras y acciones. Risas, llantos (de los buenos, claro), amistad, cariño, colaboración, apoyo, diversión, responsabilidad… imposible recoger todas las sensaciones que se vivieron allí.

Cuando vuelves a casa te queda un cierto silencio… ese que se convierte en necesario para asimilar y para pensar. Asimilar lo vivido, pensar en lo que toca ahora, porque ya no cuela quedarse con las primeras sensaciones y dejar lo importante atrás, lo que ocupa ahora es recordar lo aprendido para llevar adelante la pasión de enseñar, para que nuestros chicos, cuando pase el verano, noten que algo ha pasado con sus profes, que hay mucho más. Que ellos, quizá sin saberlo, también son Novadors, también son de Aulablog. Han estado allí por  medio de aquellos que creemos en ellos, y estarán allí en cuanto encaucemos todo lo pensado.

Voy a tomarme unas vacaciones en las que dedicarme a cultivar ese “emotionware” que me va a hacer falta después, y cuando llegue septiembre, será el momento de sacar el novador-aulablog que llevamos dentro y ponerle a trabajar con toda nuestra pasión.

Gracias a tod@s los que me habéis enseñado, los que estáis a mi lado, los que me hacéis crecer día a día y, sobre todo, los que me devolvéis la fe en lo que hago. Tod@s sabéis quienes sois, no podría escribir nombres, pero estáis en mi corazón.

 

                                                 

Nube de etiquetas