Cómo ser profesora y no morir en el intento

Archivo para mayo, 2010

Fin de curso… casi

Tengo planificadas todas las clases hasta fin de curso. Parece que el ritmo frenético y trepidante de este año llega a su fin; ahora corren solos los trabajos y proyectos iniciados hace unos meses hacia su término, con la inercia que da saber cómo funcionan.

Este curso ha sido raro. Porque no he hecho mucho de lo que tenía pensado en un principio, porque lo cierto es que no teníamos mucha idea de lo que íbamos a hacer, pero sí que queríamos cosas nuevas. Y de repente, llegó Twitter. Y con él, toda esa cantidad de gente interesante, importante, trabajadora, innovadora y muchos otros adjetivos que colapsarían la entrada.

Ahí empieza el verdadero aprendizaje para el mismo profesor, cuando no le importa volverse de nuevo esponja y absorbe el conocimiento de quien sabe. Cuando comienza a leer esas indicaciones de 140 caracteres que descubren un mundo nuevo, una pedagogía distinta, unas ideas comunes a las que no se habían dado alas. Y de ahí, a moverse.

El concepto de compartir (conocimientos, aplicaciones, herramientas, resultados…) se convierte en lo más buscado del año, y las horas invertidas en una red social, las más fértiles de mi experiencia docente. Y lo cierto es que me siento satisfecha de las experiencias, más todavía por lo que promete de cara al curso que viene: actividades que se quedaron en el tintero, proyectos que no tuvieron cabida por falta de tiempo, añadidos de última hora…

Confieso que  he recuperado el gusto por esa parte de mi profesión que parecía que se quedaba en dique seco: renovarse o morir. Que ahora me vuelve a picar el gusanillo de lo nuevo, del experimento, y los chicos lo notan y participan.

Por eso, ¡¡¡¡gracias a mi TL de Twitter!!!!

Y el curso que viene… mucho más.

Nube de etiquetas